ROMAN DIAZ 205 OFICINA 205, PROVIDENCIA
+56 2 2235 0133

INICIO SEXUAL EN CONTEXTO DE SEXO CASUAL Y SU ASOCIACIÓN A COMPORTAMIENTOS DE RIESGO EN SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA EN ADOLESCENTES

Año de la Revista:

2019

Edición N°:

1

Autores:

Electra Gonzalez A., Temistocles Molina G


Descargar Documento PDF:
sochog.cl

Título:

Tipo de documento:

Trabajos Originales

INICIO SEXUAL EN CONTEXTO DE SEXO CASUAL Y SU ASOCIACIÓN A COMPORTAMIENTOS DE RIESGO EN SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA EN ADOLESCENTES

Volumen:
84

Contenido del documento:


RESUMEN

Antecedentes: Los adolescentes que se comprometen en actividad sexual en un contexto de sexo casual, pueden desarrollar patrones de actividad sexual que los llevarán a resultados en salud negativos tales como embarazo no planificado, infecciones de transmisión sexual, y mayor exposición a múltiples parejas sexuales.
Objetivo: Analizar la asociación entre inicio sexual en contexto de sexo casual y comportamientos de riesgo en la salud sexual y reproductiva en adolescentes.
Método: Estudio transversal y analítico en una población adolescente de ambos sexos. Se compararon adolescentes que iniciaron actividad sexual en un contexto de relaciones románticas y aquellos que lo hicieron en un contexto de sexo casual. Se analizó la asociación entre edad inicio relaciones sexuales, número de parejas sexuales, uso de método anticonceptivo y variables personales y familiares seleccionadas.
Resultados: Se entrevistaron 3.565 adolescentes que habían iniciado relaciones sexuales.
Las variables personales y familiares asociadas al inicio sexual en un contexto de sexo casual fueron: tener escolaridad básica, menor mediana de notas, antecedente de repitencia, proyectos académicos futuro solo terminar enseñanza media o secundaria, malas relaciones familiares, y disfunción familiar. Los comportamientos de riesgo en salud sexual en adolescentes de ambos sexos, que iniciaron actividad sexual en un contexto de relación de sexo casual fueron: inicio sexual más temprano, no uso de métodos anticonceptivos y mayor número de parejas sexuales.
Conclusión: El inicio de la actividad sexual en un contexto de sexo casual expone a los adolescentes a mayores riesgos en sus comportamientos en su salud sexual y reproductiva cuando se comparan con aquellos que inician actividad sexual en un contexto más romantico.

PALABRAS CLAVE: tipo de relación de pareja en el inicio sexual, edad de inicio sexual, número de parejas sexuales, uso de método anticonceptivo.

SUMMARY

Background: Adolescents who engage in sexual activity in a non-romantic relationship may develop patterns of sexual activity that lead to negative health outcomes such as unplanned pregnancy, sexually transmitted infections, and increased exposure to multiple sexual partners.
Objective: To analyze the association between sexual initiation in the context of non-romantic relationship and risk behaviors in sexual and reproductive health in adolescents.
Method: Cross-sectional and analytical study in a teenage population of both sexes. We compared adolescents who initiated sexual activity in a context of romantic relationships and those who did it in a non-romantic context. The association between age at sexual initiation, number of sexual partners, use of contraceptive method and selected personal and family variables was analyzed.
Results: 3,565 adolescents who had initiated sexual intercourse were interviewed.
The personal and family variables associated with sexual initiation in a non-romantic context are: having a basic schooling, a lower grade point average and repeating background, and academic projects finishing secondary or high school, bad family relationships, and family dysfunction. The risk behaviors in sexual health in adolescents of both sexes who initiated sexual activity in a context of non-romantic relationship were: sexual debut earlier, no use of contraceptive methods and greater number of sexual partners.
Conclusion: The beginning of sexual activity in a non-romantic context exposes adolescents to risk behaviors in their sexual and reproductive health.

KEY WORDS: Context of couple relationship in the sexual beginning, age of sexual initiation, number of sexual partners, use of contraceptive method.

INTRODUCCIÓN
La literatura muestra que las relaciones románticas o amorosas heterosexuales se inician en la adolescencia temprana, es decir entre los 11 y 13 años, y progresa a través de etapas de la adolescencia abarcando varias actividades de tipo románticas 1-4. Estas actividades preceden a la aparición de encuentros casuales, esporádicos, poco intensos y de corta duración y comprende una progresión del desarrollo a través de la adolescencia, culminando en una relación de pareja romántica de más larga duración 5-7.

Hay autores que sugieren que cuando los adolescentes se comprometen en actividad romántica más temprana se comprometen también a relaciones sexuales a más temprana edad que la mayoría de sus pares, siendo etiquetados como iniciadores tempranos 4-8.

A su vez, los iniciadores tempranos estarían en mayor riesgo de comportamientos disruptivos tales como no cumplimiento de normas 9, pobre desempeño académico 10, pobres metas futuras 11,12, agresión, bullying, consumo de alcohol 13, consumo de drogas, delincuencia 14, inicio de actividad sexual más temprana 5-8,15-16, como también, trastornos emocionales, síntomas depresivos, en especial, en las niñas 11,15,17-20

Si bien cada vez más se observa una liberación de los comportamientos sexuales y se manifiesta en forma especial en los adolescentes, que cada vez hay más acercamiento en estos comportamientos entre hombres y mujeres, se da por hecho que, la actividad sexual heterosexual ocurre en una relación romántica o en una relación con compromiso afectivo. De hecho la literatura muestra que para la mayoría de los adolescentes la primera experiencia sexual ocurre en este contexto 21-23, sin embargo, un porcentaje cada vez más importante suele ocurrir en otro contexto, como sexo casual, con un amigo, extraño o alguien en una relación ocasional sobre todo en ambientes de fiesta 23-27, con frecuencia bajo efectos del alcohol, esto es, que la actividad sexual puede ocurrir en relaciones de tipo romántica o no. Hay estudios que muestran que la mitad de los adolescentes sexualmente activos han tenido encuentros sexuales con pareja no románticas, aunque generalmente esto ha ocurrido una sola vez 28. Dentro de los comportamientos sexuales que está emergiendo fuertemente y que transgrede las definiciones tradicionales de lo que es amistad, está el tener sexo con amigos29, o también llamados “amigos con ventajas”. Si bien nuestra cultura occidental acepta que exista una clara distinción entre amistad y relaciones románticas, la amistad excluye el amor romántico y el contacto sexual, para diferenciarlo de las relaciones románticas. De acuerdo a diversos autores en los Estados Unidos esta parece ser una experiencia bastante extendida entre los jóvenes, sobre todo en ambientes universitarios 30-34.

La no exclusividad de este tipo de relaciones sexuales y la posibilidad de mantener de forma simultánea otros encuentros sexuales conlleva graves riesgos para la salud de los individuos, además, la confianza depositada en la persona amiga con la que se tiene el encuentro sexual y de la que se cree conocer la historia sexual, disminuye la percepción de riesgo, de contraer una infección de transmisión sexual (ITS), de tener embarazo no planeado, por lo tanto interfiere tanto en el uso del preservativo como en el uso de métodos anticonceptivos (MAC) 25-27,35-40.

En Chile, se observa una disminución en la edad de inicio de la actividad sexual en los jóvenes, con una edad promedio de inicio de la actividad sexual de 16,6 años el 2015, mientras que 20 años atrás era de 17,05 años. Se observa además una disminución de la brecha entre hombres y mujeres, las mujeres inician actividad sexual a los 16,8 años y los hombres a los16,3 años y, el sexo casual ocurre más en los hombres 41.

Un estudio chileno mostró que los hombres y mujeres tuvieron su iniciación sexual a los 15,7 y 15,5 años, respectivamente, con una disminución progresiva de 2,3% anual. Y si bien la actividad sexual con «los amigos con ventaja” y “andantes” tuvieron una menor incidencia, junto con el “sexo en carretes”, se observó que su frecuencia iba en aumento 42.

El objetivo del presente estudio fue determinar el inicio sexual en contexto de sexo casual (CSC) y su asociación a comportamientos de riesgo en la salud sexual y reproductiva en adolescentes.

PACIENTES Y MÉTODO

Diseño: Estudio transversal y analítico. Se analizó la asociación entre inicio sexual en CSC y comportamientos de riesgo en la salud sexual y reproductiva en adolescentes de ambos sexos. Para este estudio se definió CSC aquel que ocurre en una relación ocasional ya sea con un amigo, o con un extraño, sobre todo en ambientes de fiesta o carrete. La población del estudio estuvo constituida por adolescentes que consultaron en un Centro de Atención en Salud Sexual y Reproductiva para adolescentes, CEMERA, durante el período 2000-2012 por diferentes motivos de salud sexual y reproductiva. Al ingreso al centro se les aplicó una encuesta donde se registraron antecedentes sociodemograficos, antecedentes familiares, escolares y de comportamiento sexual. La información se traspasó a una base de datos para propósitos de investigación por la investigadora principal. Los adolescentes dieron permiso explícito para utilizar los antecedentes registrados para fines de investigación asegurando el resguardo de la confidencialidad y anonimato de los datos. Lo anterior fue formalizado mediante firma del consentimiento diseñado para estos efectos.

Variables del estudio
Variables socio demográficas:

Personales: Sexo, edad a la entrevista en años cumplidos, escolaridad, promedio de notas, repitencia escolar, aspiraciones académicas.
Familiares: Edad del padre, edad de la madre, escolaridad del padre, escolaridad de la madre, ocupación del padre, ocupación de la madre, relaciones familiares, disfunción familiar (se aplicó un instrumento para evaluar la percepción de la funcionalidad familiar en las aéreas Adaptation, Partnership, Growth, Affection y Resolve, abreviado como APGAR Familiar43).

Las variables de respuesta correspondientes a “comportamiento sexual de riesgo” fueron: edad inicio actividad sexual (Mayor o igual a 15=0, Menor o igual a 14=1); número de parejas sexuales (una pareja=0, dos y más=1); uso de MAC (Si uso = 0, No uso = 1).
La variable de exposición fue “tipo de relación de pareja en el inicio sexual” (pololeo = 0 y sexo casual = 1).
La variable de control fue edad en años cumplidos.

Análisis estadístico:

Se midió la asociación entre las variables personales y familiares y “tipo de relación de pareja en el inicio sexual”, utilizando las pruebas estadísticas: Chi cuadrado y Wilcoxon para dos muestras independientes.
Se evaluó la asociación entre “tipo de relación de pareja en el inicio sexual” y “comportamientos sexual de riesgo”, a través del cálculo de OR ajustado por edad en años cumplidos, mediante el ajuste de una serie de modelos de regresión logística múltiple 44. Estos modelos se estratificaron por sexo.
Los datos del estudio fueron analizados utilizando el software estadístico STATA v 12 (StataCorp LP, Texas, USA).
El estudio fue aprobado por el Comité de Ética de Investigación en Seres Humanos de la Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

RESULTADOS

Los resultados corresponden a 3.565 adolescentes con inicio de actividad sexual. Un 89,5% inició actividad sexual en un tipo de relación de pololeo y un 10,5% en CSC, es decir, “amigos con ventajas”, “carretes”, bajo efectos del alcohol o drogas.
Del total de adolescentes de sexo femenino el 90,4% presenta un inicio de actividad sexual en un tipo de relación de pareja romántica, y en los de sexo masculino el 78,7%. Diferencia estadísticamente significativa.

 

Asociación entre variables personales y tipo de relación de pareja en el inicio sexual

Al analizar el sexo, se observó que los adolescentes de sexo masculino presentan un mayor porcentaje de inicio de actividad sexual en CSC (21,3% v/s 9,6%).
En relación a la escolaridad, los adolescentes con escolaridad básica presentan un mayor porcentaje de inicio de actividad sexual en CSC (18,3% v/s superior 13,3% y media 9,8%). En relación al rendimiento académico, la mediana de las notas del adolescente es menor cuando su inicio sexual fue en una relación de pareja no romántica (5,4 v/s 5,5). El inicio de actividad sexual en un CSC es mayor entre los adolescentes con antecedente de repitencia (12,9% v/s 9,5%); Cuando los planes futuros de los adolescentes son terminar enseñanza media o secundaria, el porcentaje de adolescentes que presenta un inicio de actividad sexual en un contexto de CSC es mayor comparado con los adolescentes que tienen planes de continuar con la educación superior (13,0% v/s 11,4% y 9,3%).

 

Tabla 1.
Asociación entre variables familiares y tipo de relación de pareja en el inicio sexual

Al analizar la calidad de las relaciones familiares, en adolescentes que inician actividad sexual en CSC se observa mayor porcentaje de mala calidad de las relaciones familiares (14,6%) versus relación regular (12,8%) y relación buena (7,8%).

En el análisis de la escolaridad del padre, adolescentes que inician actividad sexual en CSC tienen en mayor porcentaje padres con escolaridad superior (13,8%) . De acuerdo al APGAR Familiar, los adolescentes que inician actividad sexual en CSC presentan mayor porcentaje de disfunción familiar (13,7%) versus funcional (9,2%). Por otro lado, adolescentes que inician actividad sexual en contexto de relación romántica presentan mayor porcentaje de familias funcionales (90,8%) versus disfuncionales (86,3%). Tabla 2.

Entre las variables familiares estudiadas no se encontraron diferencias en relación a edad de los padres, escolaridad de la madre, ocupación de los padres.
Asociación entre comportamiento sexual de riesgo y tipo de relación de pareja en el inicio sexual.
Cuando el inicio sexual del adolescente es en un CSC, el 45,2% de ellos presenta un inicio de actividad sexual precoz (menor o igual a 14 años), el 74% presenta 2 parejas sexuales o más el 51,9% no usa MAC. Tabla 3.

Asociación entre comportamiento sexual de riesgo y tipo de relación de pareja en el inicio sexual según sexo.
En las mujeres que presentan inicio de actividad sexual en sexo casual, se incrementa 1,20 veces el riesgo de iniciar actividad sexual más temprano (OR: 2,20; IC95%: 1,62 – 2,99); 7,16 veces tener más parejas sexuales (OR: 8,16; IC95%: 6,29 – 10,59); 1,81 veces el no usar MAC en las adolescentes menores o iguales de 14 años, (OR: 2,81; IC95%: 1,45 – 5,42) y 87% en las adolescentes mayores o iguales de 15 años, (OR: 1,87; IC95%: 1,45 – 2,42). Tabla 4.

En los varones que presentan un inicio de actividad sexual en sexo casual, se incrementa 13,93 veces el riesgo de iniciar actividad sexual más temprano (OR: 14,93; IC95%: 7,40 – 30,12) y 91% no usar MAC, (OR: 1,91; IC95%: 1,08 – 3,36). Aun cuando existe un riesgo de tener más parejas sexuales, este análisis no fue considerado ya que el 97% de los adolescentes que presentan un inicio de actividad sexual en un contexto de CSC, tiene más parejas sexuales, generando un intervalo de confianza poco confiable. Tabla 4.

DISCUSION

Nuestro estudio es coincidente con los estudios internacionales que muestran que el inicio de la actividad sexual en un CSC, (como “amigos con ventajas”, en “encuentros casuales” como en fiestas o carretes), expone a los adolescentes de ambos sexos, a diversos riesgos en la salud sexual y reproductiva.
Los estudios muestran que, si bien todavía en la mayoría de los adolescentes la primera relación sexual ocurre en contexto de relaciones románticas, coincidente con nuestro estudio, en un casi 90%, hay un porcentaje de un 10% que ocurre en un contexto de CSC. Si bien la cifra parece menor, es preocupante debido a que hay estudios que muestran que esta cifra, se ha ido incrementando a través del tiempo 41,42

Se observaron diferencias de género ya que el porcentaje de adolescentes que presenta un inicio de actividad sexual en un CSC es mayor en los varones (21,3% v/s 9,6%)

 

Los resultados muestran que las variables personales de riesgo asociadas al inicio sexual en un CSC son: tener escolaridad básica, menor mediana de notas y antecedente de repitencia y proyectos académicos limitados a solo terminar enseñanza media o secundaria.

Mientras que las variables familiares de riesgo asociadas al inicio de la actividad en un CSC son: malas relaciones familiares y, disfunción familiar.

Nuestro estudio es concordante con estudios que muestran que los hombres en mayor proporción que las mujeres, inician debut sexual en CSC 41,42. En ambos sexos, este inicio en un CSC, incrementó el riesgo de iniciar actividad sexual más temprano, y no usar MAC. Esto último, en las mujeres, en las menores y mayores de 15 años, mientras que en los hombres, se observó en los adolescentes mayores de 15 años.

En los varones, el 97% que tienen inicio sexual en un CSC tienen más parejas sexuales. La no exclusividad de esta relación y la posibilidad de mantener en forma simultánea otros encuentros sexuales conlleva graves riesgos para la salud de los adolescentes varones, ya que, en especial si es en un contexto de “amigos con ventajas”, disminuye la percepción de riesgo de contraer una ITS y por lo tanto interfiere claramente en el uso de preservativos.

Estos patrones de comportamiento en el área de la sexualidad los puede llevar a resultados de salud negativos tales como embarazo no deseado, infecciones de transmisión sexual y mayor exposición a tener múltiples parejas sexuales y al no uso de condón ni otro método anticonceptivo.

Limitaciones del estudio: a) Este estudio se focalizó en las relaciones sexuales heterosexuales, no abordando las relaciones en adolescentes que tienen sexo con personas de su mismo género. b) Al ser un estudio de tipo transversal no permite conocer los procesos de causalidad de las variables estudiadas. b) Solo se estudió el contexto del inicio sexual y no las siguientes prácticas sexuales que pueden ser tambien muy riesgosas en los adolescentes.

Conclusion: El inicio sexual en un contexto de sexo casual expone a los adolescentes a mayores comportamientos de riesgo en su salud sexual y reproductiva. Estos hallazgos son de alto interés para plantear futuras investigaciones y para el diseño de políticas públicas de prevención tanto en el ámbito sanitario como educacional.

BIBLIOGRAFÍA

1. Tolman D, McClelland S, Normative Sexuality Development in Adolescence: A Decade in Review, 2000-2009, J of Research on Adolescence, 2011, 21(1):242-255
2. Furman W, Shaffer L, The Role of Romantic Relationships, 2003, Lawrence Erlbaum Associate Publishers
3. Hazan C, Shaver P, Romantic Love Conceptualized as an Attachment Process, Journal of Personality and Social Psychology, 1987, 52839.511-524
4. Connolly J, Johnson A, Adolescent romantic relationships and the structure and quality of their close interpersonal ties, Personal Relationships,1996; 3(2):185-195
5. Zimmer-Gembeck M, Siebenbruner J, Collins A, Diverse aspects of dating: associations with psychosocial functioning from early to middle adolescence, J Adolescence, 2001; 24:313-336
6. De Graaf H, Vanwesenbeeck I, Meijer S, Woertman L, Meeus W, Sexual Trajectories during Adolescence: Relation to Demographic Characteristics and Sexual Risk, Arch Sex Behav, 2009; 38:276-282
7. Sandfort T, Orr M, Hirsch J, Santelli J, Long-term Health correlates of timing of sexual debut: Results from National US Study, American J Public Health, 2008, 98(1):155-161
8. Li Hong Z, Connolly J, Jiang D, Pepler D, Craig W, Adolescent romantic relationships in China and Canada: A cross-national comparison, International J of Behavioral Development, 2010, 34(2):113-120
9. Zimmer-Gembeck M, Collins A, Gender, Mature Appearance, Alcohol Use, and Dating as Correlates of Sexual Partner accumulation from Ages 16-26 Years, J of Adolescent Health, 2008, 42:564-572
10. Crocket L, Bingham C, Chopak J, Vicary J, Timing of First Sexual Intercourse: The Role of Social Control, Social Learning, and Problem Behavior, J of Youth and Adolescence, 1996, 25(1):89-111
11. Elder G, Time, Human Agency, and Social Changes: Perspectives on the Life Course, Social Psychology Quarterly,1994; 57(1):4-15
12. Elder G, The Life Course as Developmental Theory, Child Development, 1998, 69(1):1-12
13. Zimmer-Gembeck M, Collins A, Gender, Mature Appearance, Alcohol Use, and Dating as Correlates of Sexual Partner accumulation from Ages 16-26 Years, J of Adolescent Health, 2008, 42:564-572
14. Armour S, Haynie D, Adolescent Sexual Debut and Later Delinquency, J Youth Adolescence, 2007, 36:141-152
15. Rauer A, Pettit G, Lansford J, Bates J, Dodge K, Romantic Relationship Patterns in Young and Their Developmental Antecedents, Dev Psychol, 2013, 49(11):1-24
16. Rauer A, Pettit G, Lansford J, Bates J, Dodge K, Romantic Relationship Patterns in Young and Their Developmental Antecedents, Dev Psychol, 2013, 49(11):1-24
17. Natsuaki M, Bielh M, Ge X, Trajectories of Depressed Mood From Early Adolescence to Young Adulthood: The Effects of Pubertal Timing and Adolescent Dating, J of Research on Adolescence, 2009, 19(1):47-74
18. Zimmer-Gembeck M, The development of romantic relationships and adaptations in the system of peer relationships, J Adolescent Health, 2002; 31:216-225
19. Smith SM, Impulsivity and the Dissolution of Romantic Relationships, University of Tennessee Honors Thesis Projects http://trace.tennesseee.edu/utk_chanhonoproj
20. Friendlander L, Connolly J, Pepler D, Craig W. Biological, Familial, and Peer Influences on Dating in Early Adolescence, Arch Sex Behav, 2007, 36:821-830
21. Miller C B, Moore A K. Adolescent sexual behavior, pregnancy, and parenting: Research through the 1980s. J of Marriage and the Family, 1990, 52,4:1025-1044.
22. Miller CB, Norton MC, Curtis T, Hill EJ, Schvaneveldt P, Young MH. The timing of sexual intercourse among adolescents: family, peer, and other antecedents. Youth and Society, 1997, 29:54-83.
23. Cooksey CE, Mott LF, Neubauer AS. Friendships and early relationships: Links to sexual initiation among American adolescents born ti young mothers. Perspective on Sexual and Reproductive Health. 2002, 34(3):118-126.
24. Ellen M, Cahn S, Eyre LE, Boyer C. Types of adolescent sexual relationships and associated perceptions about condom use. Journal of Adolescent Health. 1996, 18(6):417-421
25. Ford K, Sohn W, Lepkowski J. Characteristics of adolescents´sexual partner and their association with use of condoms and other contraceptive methods. Family Planning Perspectives, 2001, 33 (3):100-105,132.
26. Manning W, Longmore M, Giordano P. The relationship context of contraceptive use at first intercourse. Family Planning Perspectives. 2000, 32(3):104-110.
27. Norris AE, Ford K, Shyr Y, Schork MA. Heterosexual experiences and partnerships of urban, low-income African- American and Hispanic youth. J Acquir Immune Defic Syndr Hum Retrovirol, 1996, 11(3):288-300.
28. Furman W, Shaffer L. Romantic partners, friends, friends with benefits, and casual acquaintances as sexual partners. J Sex Res, 2011, 48(6):554-564.
29. Bisson M, Levine T. Negotiating a friends with benefits relationship. Arch Sex Behav. 2009, 38:66-73.
30. García H, Soriano E. Amigos con beneficios: Salud sexual y estilos de apego de hombres y mujeres. Saude Soc. 2016,25(4):1136-1147.

31. Begoña E, Juan M, Calafat A, Ros M. Razones para no aceptar una relación sexual en jóvenes que se divierten en contextos recreativos nocturnos en función del género y la embriaguez. Adicciones. 2008, 20(4):357-364.
32. González E, Montero A, Martínez V, Mena P, Varas M. Percepciones y experiencias del inicio sexual desde una perspectiva de género, en adolescentes consultantes en un centro universitario de salud sexual y reproductiva. Rev Chil Obstet Ginecol. 2010; 75(2):84-90.
33. Afifi W. Faulkner SL. On being “just friends”: The frequence and impact of sexual activity in cross-sex friendships. J Soc and Personal Relationships. 2000, 17:205-222.
34. Carreras MA, Los estilos de apego en los vínculos románticos y no románticos: estudio comparativo con adolescentes argentinos y españoles. Revista Iberoamericana de Diagnóstico y Evaluación Psicológica. 2008, 1(25):107-124.
35. Chirinos JL, Bardales O, Segura MD. Las relaciones coitales y la percepción de riesgo de adquirir ETS/SIDA en adultos jóvenes varones de Lima, Perú. Cadernos de Saúde Publica. 2006, 22(1): 79-85.
36. Eshbaugh EM, Gute G. Hookups and sexual regret among college women. Journal of Social Psychology, 2008, 148(1):77-90.
37. Fernandez-Davila P. “Amigos con derecho a roce”: una oportunidad para contraer la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana en hombres homo/bisexuales con prácticas sexuales de alto riesgo. Gaceta Sanitaria. 2007, 21(6):471-478.
38. Garcia JR, Reiber C. Hook-up behavior: a biopsychosocial perspective. Journal of Social, Evolutionary, and Cultural Psychology. 2008, 2(4):192.
39. Garrido JMF, Fernandez ML, Pedrola JLB. Practica sexuales de chicos y chicas españoles de 14-24 años de edad. Gaceta Sanitaria. 2008, 22(6):511-519.
40. Gebhardt WA, Kuyper L, Greunven G. Need for intimacy in relationships and motives for sex as determinants of adolescent condom use. Journal of Adolescent Health. 2003, 33(3):154-164.
41. 8° Encuesta Nacional de la Juventud 2015. INJUV. Ministerio de Desarrollo Social. Gobierno de Chile. Análisis propio
42. González E, Molina T, Montero A, Martínez V, Leyton C. Comportamientos sexuales y diferencias de género en adolescentes usuarios de un sistema público de salud universitario. Revista Médica de Chile, 2007, 135(10):1261-1269.
43. Smilkstein G. The Family APGAR: A proposal for family function test and its use by physicians. J Family Practice, 1978, 6:1231-9.
44. Hosmer DW, Lemeshow S. Applied Logistic Regression, 2nd Edition; New York:
John Wiley & Sons. INC, 2000.