ROMAN DIAZ 205 OFICINA 205, PROVIDENCIA
+56 2 2235 0133

DESPEDIDA DR. CARLOS GÓMEZ

Despedida del Dr. Carlos Gómez Rogers

 (1925-2019)

Reseña del Dr. jorge Hasbún

En representación del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Hospital Clínico de la Universidad de Chile me dirijo en especial a su querida familia y a los presentes, con la sensible responsabilidad de despedir al Prof Carlos Gómez Rogers, en una tarea muy ingrata porque quienes le conocimos con cercanía estamos conscientes del significado de su pérdida y de la magnitud de su legado.

Podemos definir su rol en una frase: fue el padre pionero en Chile de la Obstetricia Moderna (padre : es quien ha creado o adelantado notablemente una ciencia o una facultad y pionero es el que da los primeros pasos en alguna actividad humana).

Le conocí recién egresado,  al iniciar mi especialización en el Servicio de Obstetricia y Ginecología el 1ºde abril de 1968  y tuve el privilegio de acompañarlo durante toda su gestión .

En ese periodo , de grandes cambios político-sociales en nuestro país, el Profesor Gómez construyó una posición de liderazgo trascendente, formal e informal, académico, nacional e internacional.

Los hitos de esta huella se inician en su juventud cuando habiéndose formado en la PUC decide trasladarse a la Universidad de Chile en una decisión vocacional , porque en su intuición sintió que nuestra casa acogería mejor su genuina proyección social, que lo motivaba y lo guiaba para aportar tanto en la solución de los problemas políticos y académicos de la institución como en los problemas propiamente médicos de la sociedad chilena y de ella , los que afectaban a la madre, el feto y al neonato.

Fue a fines de los 60, en que se produjo la Reforma Universitaria, profundo cambio estructural que permitió la creación de los Departamentos Universitarios y el ascenso de los Profesores Extraordinarios a Profesores Titulares, que antes eran un cargo único por cada Catedra  y tenían carácter vitalicio. Para aquellos tiempos, con mucha turbulencia, este cambio fue muy difícil porque hubo que superar civilizadamente la convicción de la mayoría de los antiguos Titulares, enfrentados a ceder posiciones de autoridad y de control del destino de los Servicios que ellos mismos habían formado.

El Dr Gómez con su palabra, fue ideólogo, artífice y actor en este proceso y se convirtió en un motor de la renovación del pensamiento institucional y ascendió de inmediato al rango de Profesor Titular y accedió al cargo de Director de Departamento.

El mérito de su trayectoria, su productividad científica , su discurso convincente y conciliador , su buen criterio y caballerosidad  de trato con respeto por los más antiguos y por todos, fueron los factores que facilitaron la aceptación de esta reforma por los antiguos maestros ; quienes, más que aceptar el proceso de reforma en sí, confiaron en la persona del Prof Gómez  en quien vieron un liderazgo digno y creíble, para conducir el cambio en forma más segura en un momento de borrasca social con gran incertidumbre sobre el final del proceso.

A la reforma siguió de inmediato el cambio político y también en la relación entre si de los académicos , ahora más transversal, en la cuál todas las decisiones, tanto de problemas mayores como aún de muy menores , eran arduamente discutidas y definidas por votación en un modo inédito de participación que dejaba inicialmente los espíritus más tranquilos, pero a un alto costo de tiempo y de enervamiento administrativo .

A la sazón yo era delegado electo por los 13 becarios del Departamento y participaba en el Comité de Crisis debiendo comprolmeter sus votos en apoyo de la nueva gestión.

Rápidamente  se materializó la reorganización del Servicio, la docencia , la investigación con un progreso inmediato y mejoras estructurales de las unidades.

Se  crearon la Unidad de Fisiología Obstétrica, el Centro de Estudios de Biologia de la Reproducción y la Unidad de Tratamiento Especializado del Alto Riesgo Obstétrico y Perinatal ; se desarrolló un Laboratorio para exámenes fetales y endocrinológicos ;   se introdujeron técnicas modernas como la ecografía, laparoscopia y la exploración fetal estudiando los componentes del líquido amniótico.

Muy en especial se desarrolló el control fisiológico del parto con la aplicación de  la cardiotocografía fetal, el estudio de la contractilidad uterina y la anestesia obstétrica. .

Estos eran conceptos nuevos, introducidos por primera vez en el mundo por su maestro el fisiólogo uruguayo Profesor Roberto Caldeyro Barcia, a la sazón candidato al Premio Nobel de Medicina por este aporte y con quien el profesor Gómez compartió durante tres décadas una conducción y liderazgo de la Obstetricia en Latino–America, explorando ambos el espacio cerrado e intrauterino, el espacio del feto.

Estas realizaciones, todas inéditas y pioneras en Chile, causaron impacto y nuestro departamento ganó gran prestigio y se convirtió en el nido formativo de muchos especialistas con una demanda docente abrumadora y permanente.

En esta trayectoria el Profeso Gómez tuvo numerosos logros y reconocimiento nacionales y en el extranjero y señalamos solo los más notables : la integración con el Centro Latinoamericano de Perinatología con sede en Montevideo, la creación de la Asociación Latinoamericana de Investigaciones en Reproducción Humana, los proyectos conjuntos con la International Parenthood Foundation y  el logro de haber convertido al Departamento de Obstetricia y Ginecología de nuestro Hospital en uno de los cinco Centros Colaboradores para investigación y entrenamiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), junto a Estocolmo, Londres , Moscú y Nueva Delhi, siendo además su primer Director. Un mérito mayor en un mundo aún no globalizado, antecedentes que le valieron su reconocimiento como Maestro de la Obstetricia y Ginecología Chilena .

En este liderazgo particularmente carismático destacamos cualidades singulares que estaban en su personalidad y en su carácter.

Tenía una gran habilidad política para proyectar sus ideas a futuro traduciéndolas a programas que beneficiaban a la mujer chilena  y así lo demuestra el concepto de alto riesgo obstétrico que acuñado desde la Maternidad de nuestro Hospital se expandió  a nivel nacional creándose Unidades Especializadas en todas las Maternidades y este fue el factor más importante para el notable descenso de la mortalidad materna y perinatal en Chile que vino a continuación en los años siguientes y que tanto nos enorgullece como país.

En su personalidad se combinaban su sensibilidad social, su interés por la investigación y el liderazgo equilibrado que estimulaba la renovación y que contenía a los extremos.

Relataré solo dos anécdotas que ilustran su sensibilidad : en tiempos muy conflictivos llegó a su práctica en la Maternidad un grupo de alumnos de medicina que simpatizaban con el educador brasileño Paulo Freire quien  alfabetizaba a los campesinos directamente en el agro en Brasil con consignas escritas  y dibujadas , en un enfoque revolucionario de reforma educativa, presentado como alternativa menos violenta a las propuestas de otros  grupos de estudiantes  más radicales . Los alumnos iniciaron sus prácticas clínicas y utilizaban el carnet de alta de las pacientes y la misma ficha clínica para escribir sus consignas con una dialéctica revolucionaria quedando nuestros instrumentos de registro clínico impregnados de información política y no médica, acompañados además de actitudes verbales hostiles con arengas en las salas de hospitalizados y en los pasillos del Hospital, dejando a las pacientes sencillas y modestas del Area Norte en un profundo desconcierto.

El Prof Gómez enfrentó esta incómoda situación invitando a los alumnos a su casa a un taller de dos semanas de reuniones por las noches asistido por dos de sus ayudantes y con la participación de sociólogo y psiquiatra, desarrolló conversaciones en las que los alumnos fueron escuchados, se orientaron a una búsqueda de acuerdos que dieron conformidad a su inquietud y ellos suprimieron las expresiones agresivas. Esta era la forma como se involucraba en un problema social y buscaba, escuchando la demanda, una solución pacífica y  justa .

Entre los  jóvenes alumnos de ese grupo, recuerdo a distinguidos académicos que hoy son profesores , de seguro muy conocidos por Uds con quienes al recordarles ahora yo aquellos acontecimientos de hace casi 50 años me dicen: ¡ sí, es que éramos muy idealistas, pero estuvimos demasiado politizados !.

Otro ejemplo de su carácter: por su prestigio accedía a él una distinguida y numerosa clientela privada, pero la proyección social era fuerte en su quehacer y el manejaba ambas aristas de una manera virtuosa, pero esta ambivalencia a veces generaba dificultades y puedo ilustrar con una anécdota al recordar una oportunidad en debió viajar requerido con urgencia a una reunión en Londres muy importante ya que se definía el aporte de fondos para el Dpto ; el viaje , intempestivo, era de ida y vuelta en dos días y se fué rápidamente al aeropuerto olvidando que tenía en la Clínica una paciente en Inducción de Parto, la que debió ser atendida por otro médico y esto le generó un serio problema a su retorno ya que la familia de la paciente inicialmente no le perdonaban esta ausencia abrupta e inesperada aunque después recapacitaron. El olvido, inédito e involuntario, se explicaba por su compromiso con los intereses del Departamento en los cuáles estaba implícito el componente social, de gran significado para él.

En su gestión integró al departamento a jóvenes  destacados que crecieron a su lado y luego hicieron grandes aportes a la docencia , a la investigación y a la clínica.

Delegó asertivamente confianza, deberes y responsabilidades .

Estimuló el crecimiento personal de sus ayudantes.

Facilitó y apoyó con fuerza la formación de postgrado en el extranjero de sus colaboradores.

En una época socialmente muy compleja supo moderar y lograr consenso en momentos de dificultades administrativas tanto al interior del Dpto, del Hospital como extramurales. Siempre sentimos su altura de miras, su comprensión, su trato deferente y generoso en la conducción sabia y no en el mando.

 

Hemos descrito en forma muy somera algunos rasgos de la personalidad excepcional del  Profesor Gómez y de su trayectoria legendaria;  ahora que nos deja, entra en la historia.