ROMAN DIAZ 205 OFICINA 205, PROVIDENCIA
+56 2 2235 0133

MOLA HIDATIDIFORME PARCIAL CON FETO VIVO DEL SEGUNDO TRIMESTRE

Año de la Revista:

2010

Edición N°:

2

Autores:


Instituciones:

Arturo Juárez A.1, Luis Islas D.2, Marco Durán P.


Descargar Documento PDF:
sochog.cl

Imágen 1:

Imágen 01

Imágen 2:

Imágen 01

Título:

Tipo de documento:

Casos Clínicos

MOLA HIDATIDIFORME PARCIAL CON FETO VIVO DEL SEGUNDO TRIMESTRE

Volumen:
75

Contenido del documento:


RESUMEN

La mola hidatidiforme es un embarazo que se caracteriza por una degeneración hidrópica de las vellosida­des coriales y habitualmente la ausencia del feto. La mola parcial se caracteriza por ser resultado de una triploidía diándrica y por la presencia de cambios hidatiformes progresivos lentos con capilares vellosos funcionantes, que afectan solamente a algunas de las vellosidades; se asocia con un feto o embrión anor­mal identificable (vivo o muerto), membranas o eritrocitos fetales. Se analiza un caso de mola parcial con feto de 18 semanas.

PALABRAS CLAVE: Mola hidatidiforme parcial

SUMMARY

Hydatidiform mole is a pregnancy that is characterized by hydropic degeneration of placental villi and usually the absence of fetus. The partial mole is characterized as a result of triploidy diandrica and the presence of slow progressive changes with hydatidiform villous capillaries functioning that affect only some of the villi, in addition to being associated with an identifiable abnormal fetus or embryo (dead or alive), fetal membranes or erythrocytes. We analyze a case of partial hydatidiform mole with a fetus of 18 weeks.

KEY WORDS: Partial hydatiform mole

INTRODUCCIÓN

Clásicamente la mola hidatiforme se ha dividido en dos grupos principales: la mola completa y la mola parcial. La mola clásica o completa no pre­senta feto o embrión y contiene un cariotipo 46 XX o 46 XY. Mientras que la mola parcial o incompleta se acompaña de embrión, feto, o saco gestacional con un cariotipo triploide, 69 XXY (1).
Se presenta el caso clínico de mola hidatidifor­me parcial con feto vivo de 17 semanas.

Caso clínico

Primigesta de 19 años, sin control prenatal pre­vio, sin antecedentes de importancia. Acude por primera vez al Servicio de Urgencias del Hospital General de México, por presentar sangrado trans­vaginal activo y dolor lumbar moderado, Cursa con amenorrea de 18 semanas confiable. La ecografía obstétrica reporta embarazo molar con cambios quísticos del espesor del parénquima placentario, compatibles con mola hidatiforme asociada a feto ivo, con fetometría de 18 semanas (Figura 1). A la exploración con especulo vaginal se detecta la presencia de sangrado activo, y presencia de tejido de aspecto molar, cérvix con 3-4 cm de dilatación y borramiento del 90%. Se decide conducción del trabajo de aborto hasta la expulsión del conteni­do uterino. Se practica aspiración endouterina sin complicaciones bajo sedación. Puerperio sin com­plicaciones, postoperatorio de evolución normal. El reporte histopatólogico demostró mola hidatiforme parcial con feto de sexo masculino de 17 semanas, sin malformaciones externas. Vesículas con aspec­to de racimo de uva que pesan 480 g, con períme­tro cefálico de 9 cm, perímetro torácico 8 cm, pe­rímetro abdominal 8,5 cm (Figura 2). Seguimiento normal a 2 años con sub unidad beta HCG.

DISCUSIÓN

La mola hidatidiforme se ha dividido en dos grupos principales: mola completa y mola parcial. En 1976, Vassilakos y Kajii clasificaron por vez primera la mola hidatiforme en completa o parcial y describieron la morfología y las características citogenéticas de cada una (2). La mola hidatiforme parcial tiene un cariotipo triploide 69 XXY como re­sultado de la fertilización de un ovocito por un es­permatozoide duplicado o por dos espermatozoi­des, y puede manifestarse como cariotipos 69XXY (70%), 69XXX (27%) y 69XYY (3%).

La incidencia de mola parcial con feto vivo varía y es del orden de 1 por 22.000 a 1 por 100.000 na­cimientos (3,4). En la mola parcial o embrionada, se observan dos tipos de mola hidatiforme asociada a un huevo o a un feto: huevo triploide dispermico con mola parcial y feto, o gemelar verdadero. En el primer ejemplo, el feto esta generalmente malfor­mado y no viable, el riesgo de malignización es dé­bil. En el segundo caso, un feto cromosómicamente normal esta asociado a mola, siendo las probabili­dades de nacimiento vivo del 40%, con riesgo de proliferación trofoblástica del 10%.
La mola parcial suele cursar sin incremento del volumen uterino y excepcionalmente se complica con hipertiroidismo, insuficiencia respiratoria o quis­tes luteínicos prominentes, como es el caso de la mola completa. La toxemia gravídica es igualmen­te excepcional (5). Las características histológicas que se utilizan en el diagnóstico de mola hidatifor­me parcial son: a) la hiperplasia focal del sincitiotro­foblasto, b) el edema focal de las vellosidades con formación de cavidades, c) el contorno fenestrado de las vellosidades, d) las inclusiones trofoblásticas dentro del estroma, e) la existencia de vasos en la vellosidad con eritrocitos fetales y f) la presencia de un embrión o feto o fragmentos de estos y membra­nas fetales.

Es importante determinar el grado de hiperpla­sia trofoblástica en el estudio histológico de la pla­centa con degeneración hidrópica, porque depen­diendo de este hallazgo y de su estudio genético, se puede realizar el diagnóstico diferencial entre una mola completa y una mola parcial, aun cuando sean observadas células sanguíneas dentro de las vellosidades coriales (4,6,7,8). La resolución de la mola embrionada por huevo dispermico será la in­terrupción del embarazo espontánea o provocada, con seguimiento seriado de subunidad beta HCG hasta su negativización (9).

BIBLIOGRAFÍA

1.  Czernobilsky B, Barash A, Lancet M. Partial Moles: a clinicopathoogic study of 25 cases. Obstet Gynecol 1982;59:75-7.

2.  Vassilakos P, Kajji T. Letter: Hydatidiform mole: two entities. Lancet 1976;1(7953):259.

3.  Sauerbrei EE, Salem S, Fayle B. Coesxistent hyda­tidiform mole and live fetus in the second trimester. Radiology 1980;135:415-17.

4.  Pérez de Castilla J, Carmona de Uzcategui M, More­no I. Estudio anatomopatológico de un caso de mola parcial. Rev Obstet Ginecol Venez 2006;66:1-4.

5. Grases FJ, Tresserra CF. Enfermedad trofoblástica de la gestación. Revisión. Rev Obstet Ginecol Venez 2004;64:101-13.

6. Fisher R, Paradina F, Sotriou B, Foskett M, Newlands E. Diploid hydatidiform moles with fetal red blood cells in molar villi. J Pathol 1997;181:189-95.

7.  Howat A, Beek S, Fox H, Harris S, Hill A, Nicholson C, et al. Can histopathologists reliably diagnose molar pregnancy. J Clin Pathol 1993;46:599-602.

8.  Juárez AA, Durán PM, Islas DL, Martínez MS. Mola parcial con feto vivo, análisis clínico, morfológico y ge­nético. Rev Mex Pediatr 2009;76(5):212-214.

9.  Veyerlev VO. Clinical management and diagnostic possibilities in hydatidiform mole with coexistent fetus. Obstet Gynecol 1991;46:577-88.